Extrusiones S.A

Estamos dedicados a la manufactura y comercialización de perfiles y productos moldeados en caucho y plásticos termoplásticos de elevado nivel tecnológico en formulación, procesamiento y soporte técnico para los sectores industrial, automotriz y arquitectónico.


Generamos alto valor agregado al producto final de nuestros clientes, fundamentamos nuestro liderazgo mediante un compromiso constante con la calidad, el servicio y la innovación.

lunes, 11 de abril de 2016

Un día como hoy… en 1933, el piloto Bill Lancaster emprendió su último vuelo hacia la muerte

Lunes Abril 11, 2016 | Autor: Historic Wings | https://goo.gl/TtuCHy



Estos son los restos del avión en el que volaba Bill Lancaster, así fue encontrado junto con el cuerpo momificado del piloto en el desierto del Sahara por un grupo de soldados franceses.

En la mañana del 11 de abril de 1933, el piloto Bill Lancaster emprendió un vuelo del cual jamás regresaría.

El Capitán Lancaster, fue piloto de la RAF (Royal Air Force) en la década de 1920, volando en los campos de aviación en la India. Dejó el servicio activo para las reservas de la RAF en 1927, y decidió que iba a poner sus experiencias de vuelo para asegurar que su nombre fuera recordado en la historia, como un aviador pionero. Su plan era hacer un viaje en tiempo récord de Londres a Ciudad del cabo en Sudáfrica.

El 11 de abril de 1933, Bill Lancaster hacia su sueño realidad, en su avión no llevaba equipo de supervivencia, solo tenía dos litros de agua, un frasco de café y un par de sándwiches. Durante el viaje tuvo que hacer dos paradas inesperadas para recargar combustible, el viento no estaba a su favor ese día.


El avión de Lancaster “Rosa Roja”

En su segunda parada en Argelia, uno de los funcionarios del aeropuerto le rogó que no continuara su viaje, porque podía ver que Lancaster estaba agotado y ya había perdido casi 10 horas de vuelo debido a sus paradas adicionales, pero en su afán de marcar la historia decidió seguir su camino, despegó a las 6:30 p.m. y desapareció en la oscuridad creciente, delante de él solo estaba el vacío del desierto del Sahara.

Dos horas más tarde, su avión le falló, a pesar de sus habilidades como piloto, el exhausto Lancaster tenía pocas posibilidades de aterrizaje en la oscura arena del desierto. El avión volcó en el impacto, dejándolo inconsciente, boca abajo todavía atado en la cabina. A pesar de que había sobrevivido, el avión no tenía arreglo.

Cuando recuperó la conciencia, se arrastró fuera del aeroplano. Con el sol de la mañana, Bill Lancaster comenzó a escribir entradas largas en su cuaderno, una especie de diario de su tiempo peligroso en el desierto. La primera comenzó haciendo un recuento del accidente:

"Acabo de escapar de una muerte muy desagradable.... Era una noche cerrada, sin la luna estar arriba (20:15 horas). Traté de estabilizar la máquina, pero se estrelló con fuerza y ​​ dio vuelta. Cuando desperté estaba suspendido boca abajo en la cabina del piloto. No sé cuánto tiempo había estado fuera. Había un ambiente horrible en mi pequeña prisión con los vapores de combustible. Mis ojos estaban llenos de sangre que había coagulado, pero finalmente lograron abrirse".

La situación de Lancaster era grave, encendió pequeños trozos de tela desde el avión y las sostuvo en alto como señal para los rescatadores que podrían venir a buscarlo. Él permaneció en el avión, con la esperanza de ser visto desde el aire.


Una foto de una página del diario de Lancaster, donde describe como su estado empeoró progresivamente.

Su búsqueda fue en vano, después de ocho días de estar perdido en el desierto, Lancaster perdió toda esperanza de ser encontrado, él murió en la mañana del 20 de abril 1933. Su muerte se convirtió en un misterio ya que su cuerpo solo fue encontrado 29 años después de la tragedia.

El 12 de febrero de 1962, un grupo de soldados franceses se  encontró con los restos del avión y el cuerpo momificado de Lancaster, ese día se resolvió el misterio de su desaparición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario